Reflexión y Recursos Bíblicos basados en la Gracia de Dios

iglesia

Ven a la Iglesia desesperado

Es hermosamente apropiado que los cristianos se reúnan para el culto corporativo cada semana.

Cuando lo hacemos, damos expresión unida a nuestro conocimiento arraigado en la verdad del Dios trino y nuestros afectos arraigados en el tesoro de todo lo que Dios es para nosotros en Jesús. Hemos visto con los ojos de nuestros corazones la belleza suprema de Dios y sus caminos (Efesios 1:18). Y hemos llegado a apreciar el valor supremo de este tesoro (Mateo 13:44, Filipenses 3: 8).

Y cuando hayamos completado nuestra exaltación corporativa de las glorias de Dios, continuaremos esa adoración en mil tareas diarias donde el valor supremo de Cristo gobierna nuestras vidas. Esto es lo que significa ser cristiano.

Ven a recibir

Pero no es como si los cristianos experimentaran una plenitud de estado estacionario que está lista todos los días del Señor para rebosar en gozosas alabanzas mientras nos reunimos para la adoración. Dios es glorificado en la adoración no solo por aquellos que vienen llenos, sino también por aquellos que vienen desesperadamente necesitados y que fijan todas sus esperanzas en encontrarse con Dios. El mismo corazón de adoración que dice “Gracias” y “Te alabo”, cuando está lleno, también dice: “Te necesito, te anhelo, tengo sed de ti”, cuando está vacío. Es el mismo sabor, el mismo tesoro.

‘Dios es glorificado en la adoración no solo por aquellos que vienen llenos, sino también por aquellos que vienen desesperadamente necesitados.’ Clic para tuitear

La adoración corporativa no solo es una reunión para el desborde. El que está lleno puede desbordarse. Eso es adoración. Los languidecientes vienen a beber a la fuente de la palabra vivificante de Dios. Eso también es adoración. Esto magnifica la necesidad y la deseabilidad de Dios. Los hambrientos de alma vienen a comer en el banquete que se propaga desde los ricos almacenes de las Escrituras. Esto también es adoración.

¡Ay del pastor que castiga a su pueblo por “venir a recibir” y no dar. Si lo que los hambrientos vienen a buscar es a Dios, su hambre magnifica el valor de la belleza de Dios que satisface al alma. Si regresan semana tras semana para entretenerse, es mejor que el pastor se mire en el espejo para saber la causa, no a la gente.

Discípulos agotados

Cuando David dice: “Él restaura mi alma” (Salmo 23:3), implica que el alma a menudo necesita restauración. Por lo tanto, clamamos: “Restáurame (Restitúyeme) el gozo de tu salvación” (Salmo 51:12). “Restáuranos, oh Dios, y haz resplandecer Tu rostro sobre nosotros, y seremos salvos” (Salmo 80:3). “Restáuranos, oh Dios de nuestra salvación” (Salmo 85:4).

Esta experiencia es universal entre los cristianos. En parte se debe a que somos pecadores. Nuestra vieja naturaleza lucha contra el alma e intenta arruinarla (Gálatas 5:17, Colosenses 3:5, 1 Pedro 2:11). Parte de esa lucha es el agotamiento.

Otra parte de nuestra necesidad de recibir palabra refrescante se debe a que somos criaturas. Siempre seremos criaturas y, por lo tanto, siempre necesitaremos la gracia de Dios. Incluso los santos perfeccionados y glorificados se beneficiarán del ministerio de otros santos en la era venidera, donde no habrá pecado. De lo contrario, las relaciones significativas serían inexistentes. Por lo tanto, ya sea que nos consideremos pecadores o criaturas, necesitamos ayuda para mantener un corazón de adoración.

En vista de esta necesidad normal de los verdaderos cristianos, Dios nos ha diseñado para depender de otros humanos para despertar, sostener y fortalecer nuestra adoración por nuestro Dios conocedor y atesorador. Esto es claro en muchas reflexiones en el Nuevo Testamento.

Corazones sostenidos a través de los humanos

‘El mismo corazón de adoración que dice ‘Gracias’ y ‘Te alabo’, también dice: ‘Te necesito’.’ Clic para tuitear

Primero, Dios ha designado que haya pastores y maestros en la iglesia (Efesios 4:11). Él ha requerido que sean “capaces de enseñar” (1 Timoteo 3:2). Esto significa que Dios desea que seamos ayudados por otros ministros humanos de la palabra, no solo por nuestra lectura y oración privadas.

Segundo, está claro que necesitamos otros ministros del ejemplo que Pablo estableció para fortalecer las iglesias que él inició:

Volvieron a Listra, a Iconio y a Antioquía, fortaleciendo los ánimos (las almas) de los discípulos, exhortándolos a que perseveraran en la fe, y diciendo: “Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.” (Hechos 14:21-22)

Dios no diseñó a los cristianos para ser fuertes en la fe y fervientes en la adoración sin que otros ministros cristianos fortalezcan sus almas.

Tercero, está claro que nuestra perseverancia en el gozo, la santidad fiel y la adoración dependen de que otros cristianos nos exhorten una y otra vez con la verdad de la palabra de Dios:

Tengan cuidado, hermanos, no sea que en alguno de ustedes haya un corazón malo de incredulidad, para apartarse del Dios vivo. Antes, exhórtense los unos a los otros cada día, mientras todavía se dice: “Hoy;” no sea que alguno de ustedes sea endurecido por el engaño del pecado. (Hebreos 3:12-13)

Escapar de la dureza del corazón y perseverar en la fe gozosa y mortificante del pecado depende de las exhortaciones de otros creyentes. No estamos diseñados para sobrevivir sin el ministerio de la palabra de los demás.

No es un defecto

Cuarto, está claro que necesitamos a otros que nos ministren, porque Dios diseñó el cuerpo de Cristo de esta manera y Pablo dijo que nos necesitamos mutuamente:

Dios ha colocado a cada uno de los miembros en el cuerpo según Le agradó. Y si todos fueran un solo miembro, ¿qué sería del cuerpo? Sin embargo, hay muchos miembros, pero un solo cuerpo. Y el ojo no puede decirle a la mano: “No te necesito;” ni tampoco la cabeza a los pies: “No los necesito.” (1 Corintios 12:18-21).

Es claro desde el punto de vista de Pablo el uso de la palabra necesidad en 1 Corintios 12:21 que él no ve la dependencia del cristiano de otros cristianos como un defecto en nuestra dependencia de Dios. La total dependencia de la gracia de Dios no significa que no dependas de los medios de gracia de Dios. Si Dios quiere que nuestra dependencia de él a veces sea directa y no mediada, y a veces indirecta y mediada, entonces no somos menos totalmente dependientes de Dios en ninguno de los casos.

‘Ven a la iglesia desesperado por más de Dios, y espera que Él te encuentre a través de su pueblo’ Clic para tuitear

Nuestras vidas físicas dependen de Dios y de la comida que él da. Nuestros recursos emocionales para la paciencia dependen del Espíritu y del sueño reparador que él da. Nuestra fortaleza espiritual depende de la palabra de Dios y de los ministros que nos envía.

Quinto, es claro por las Escrituras que necesitamos el ministerio de la palabra de otros cristianos, porque Pablo le ordenó a Timoteo: “Predica la palabra” (2 Timoteo 4:2). Ese no es un mandato sin sentido. La predicación se ordena porque se necesita predicar.

Entre todas las otras formas en que el pueblo de Dios se ayuda mutuamente a perseverar en la fe y llevar una vida de adoración gozosa, la predicación está diseñada exclusivamente para su papel esencial en el culto corporativo. Mientras que las personas se reúnen para dar expresión unida a su conocimiento de Dios y su amor por Dios, la predicación está claramente diseñada por Dios para modelar este amor por su exultación y para servir tanto al conocimiento como al amor mediante su exposición. Su contenido y su comportamiento son adecuados, según el diseño de Dios, para restaurar y ampliar nuestro conocimiento de Dios, y para restaurar y ampliar nuestra pasión por Dios.

Las misericordias de hoy

La vida cristiana ordinaria se agota. No estamos diseñados para vivir de las misericordias de ayer.

Que las misericordias del Señor jamás terminan,
Pues nunca fallan Sus bondades;
Son nuevas cada mañana;
¡Grande es Tu fidelidad! (Lamentaciones 3:22-23)

Todos los días tienen problemas agotadores (Mateo 6:34), y todos los días tienen sus misericordias restauradoras (Lamentaciones 3:23). La reunión corporativa, por lo tanto, no es solo para los cristianos que vienen a la iglesia desbordando de fe y amor, sino también para aquellos que vienen languideciendo, secos y desesperados por nuevas misericordias. Y Dios ha dispuesto de tal manera el cuerpo que estas misericordias a menudo vienen a través del ministerio de los hermanos cristianos.

Entonces, ven a la iglesia desesperado por más de Dios, y espera que Él te encuentre a través de su pueblo.

Por:John Piper © Desiring God Foundation.
Fuente: “Come to Church Desperate”.
Traducido por: Daniel Elias.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.