Reflexión y Recursos Bíblicos basados en la Gracia de Dios

amor

Señor, revive mi primer amor

En 1677, con veintiocho años de edad, Henry Scougal escribió esto a un amigo: “El valor y la excelencia de un alma se mide por el objeto de su amor” (La vida de Dios en el alma del hombre, 20) . Es una de las declaraciones más penetrantes en el idioma inglés (o cualquier idioma).

Es una declaración devastadora. Nos pone al descubierto. Porque, como dice John Piper:

El alma se mide por sus vuelos,
Algunos bajos y otros altos,
El corazón es conocido por sus deleites,
Y los placeres nunca mienten. (Los deleites de Dios, 4)

Los placeres nunca mienten. Podemos engañarnos a nosotros mismos y a los demás de muchas maneras, pero el placer es el silbato del corazón, porque el placer es la medida de nuestro tesoro. Sabemos que lo que verdaderamente atesoramos es lo que verdaderamente amamos porque Jesús dijo: “porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón” (Mateo 6:21). Por lo tanto, no se trata de “lo que por obligación queremos, sino de lo que apasionadamente queremos [que] revela nuestra excelencia o maldad.” (Los deleites de Dios, 4). El placer es el gozo que experimentamos sobre un tesoro que amamos que nos hace estar dispuestos a vender todo lo demás para tenerlo (Mateo 13:44).

Henry Scougal estaba maravillosa, devastadora y bíblicamente correcto: el objeto de nuestro amor, el tesoro que queremos apasionadamente, mide el valor y la excelencia de nuestras almas.

Escudríñame, oh Dios

Si estamos de acuerdo con Scougal, su declaración penetrante nos obliga a hacer un examen de conciencia. ¿Qué nos dicen realmente nuestros placeres sobre lo que amamos? ¿Qué nos dicen nuestros amores sobre la condición de nuestras almas? ¿Qué queremos apasionadamente?

Estas son preguntas necesarias, pero la verdad es que, nuestra propia introspección y autoevaluación generalmente no son suficientes. Usualmente somos médicos pobres para nuestras propias almas, a menudo no vemos las causas o los síntomas claramente. Pasamos de pensar demasiado bien de nosotros mismos en un momento a derrotarnos con la condenación al siguiente.

Lo que realmente necesitamos es permitir, invitar, a Jesús a escudriñar nuestras almas. Necesitamos el diagnóstico y el tratamiento del Gran Médico. Necesitamos acercarnos a él y decir con David:

Escudríñame, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis inquietudes. Y ve si hay en mí camino malo, Y guíame en el camino eterno. (Salmos 139:23-24)

Lo que Jesús nos pide

Jesús es el maestro que escudriña el alma. Es lo que hizo con Pedro después del desayuno en la playa posterior a la resurrección (Juan 21:15-19). Solo unos días antes, Pedro había fallado trágicamente en amar a Jesús, negando incluso que conocía a Jesús tres veces. Y entonces, esa mañana, después de servirle amablemente una comida en la playa, Jesús le preguntó a Pedro: “¿Me amas?”. Él hizo esta pregunta tres veces.

Jesús logra mucho en esta breve, pero transformadora conversación. Lo vemos restaurar bellamente, comisionar y profetizar sobre Pedro. Pero también lo vemos exponer a Pedro. Las negaciones de Pedro fueron fallas reales y horribles. Jesús, al repetir su pregunta tres veces, no lo hizo simplemente para permitirle a Pedro afirmar su amor por cada negación. También estaba penetrando profundamente en el alma de Pedro, en el doloroso lugar de la vergüenza, y llamando a un amor más fuerte que antes, uno que soportaría la oportunidad futura de que Pedro cumpliera su promesa de sacrificar su vida por Jesús (Juan 13:37). ) Creo que el pesar de Pedro después de la tercera pregunta es evidencia de que Jesús estaba afectando profundamente su vida (Juan 21:17).

¿Hemos perdido nuestro primer amor?

Y nosotros, al igual que Pedro, también hemos fallado en amar a Jesús. Quizás lo hemos negado públicamente a veces. Ciertamente lo hemos negado miles de veces en privado, eligiendo buscar otros tesoros porque creíamos que tenían mayores placeres. Estas fallas son reales y horribles, peor de lo que podríamos pensar.

La pregunta es, ¿qué tan cierto es esto ahora? ¿Estamos viviendo en fracaso, permitiendo que las preocupaciones de este mundo y el engaño del pecado ahoguen nuestro amor por Jesús (Mateo 13:22; Hebreos 3:13)? ¿Nos hemos acostumbrado a hablar de forma abstracta y diligente sobre amar a Jesús mientras deseamos apasionadamente y buscamos otras cosas? ¿Nos hemos dado permiso para considerar que nuestra falta de amor por Jesús es normal porque muchos otros cristianos parecen estar contentos viviendo de esta manera?

Si es así, si nuestros placeres silban el sonido que nuestros corazones no están cautivados por Jesús, que no le amamos supremamente, es hora de acercarnos a él y arrepentirnos e invitarle a que escudriñe nuestros corazones y nos haga su inquisitiva pregunta: “¿Me amas?”

Lo que sea necesario, Señor

Lo maravilloso es que no necesitamos tener miedo, porque Jesús sabe exactamente dónde estamos, al igual que sabía dónde estaba Pedro. Él conoce nuestros fracasos para amarle. Él sabe que son pecado. Pero también sabe que su muerte y resurrección compraron el perdón total de esos pecados y el poder para nosotros de ser cambiados de tibios a muy calientes amantes de Dios. Y él quiere esto para nosotros, ¡está ansioso por dárnoslo!

Nuestro Señor Jesús

Confesamos nuestros horribles fracasos para amarte. Nuestros placeres no han mentido, y revelan cómo no hemos perseguido al Dios trino como nuestro mayor tesoro. No queremos que pase otro día permitiendo que nuestro amor por ti languidezca en un lugar tibio en nuestros corazones.

Así que te pedimos, Gran Médico, que escudriñes nuestras almas y conozcas nuestros corazones. Te los presentamos; abordar cada camino malo en nosotros. Haz sus preguntas inquisitivas. No te ocultaremos nada. ¡Haz lo que sea necesario para revivir nuestro amor por ti! No queremos dar descanso a nuestras almas hasta que seas nuestro primer amor (Apocalipsis 2:4).

Queremos esto más que nada: amar al Dios trino con todos nuestros corazones, almas, mentes y fuerza (Mateo 22:37). Creemos que el mayor afecto es el amor, y creemos que Tú eres el mayor objeto de nuestro amor (1 Corintios 13:13). Y creemos que nunca seremos más felices y que la excelencia y el valor de nuestras almas nunca serán mayores que cuando te amamos supremamente. Porque tú eres la fuente de todo lo que es verdaderamente vida (1 Timoteo 6:19; Juan 14:6).

Entonces te pedimos que revivas nuestro amor por ti, Señor, haz todo lo que sea necesario. Y lo pedimos en tu nombre, Jesús, y para tu gloria, Amén.

Por: Jon Bloom © Desiring God Foundation.

Fuente: “Lord, Revive My First Love”.

Traducido por: Daniel Elias.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.