Reflexión y Recursos Bíblicos basados en la Gracia de Dios

pensamiento

El problema con el conocimiento de la cabeza contra el conocimiento del corazón

Hay algunas cosas que los cristianos dicen que son tan fáciles de recordar que se popularizan a medida que las mencionamos con frecuencia. Después de un tiempo, se convierten en clichés cristianos, lo cual no tiene por qué ser algo malo.

Pero luego algunos clichés cristianos pierden su fuerza debido a su falta de precisión teológica. El cliché, “conocimiento de la cabeza contra el conocimiento del corazón” es uno de esos mantras equivocados.

Típicamente, lo que la persona está tratando de decir es que ellos saben lo que está bien en su cabeza, pero su corazón no está siguiendo esa comprensión. Los cristianos hacen esta yuxtaposición familiar como una manera de distinguir entre dos cosas conflictivas que les están sucediendo.

La mayoría de las veces este tipo de lenguaje resta valor a lo que un individuo necesita hacer en lugar de aclarar lo que está haciendo. La idea de “conocimiento del corazón y conocimiento de la cabeza” es una cosa, no dos cosas.

Cuando una persona dice “conocimiento del corazón y la cabeza”, está hablando de sus pensamientos. Ambas etiquetas apuntan a cómo piensan sobre las cosas.

  • El conocimiento de la cabeza implica que tú sabes (piensas) lo que dice la Biblia sobre un tema.
  • El conocimiento del corazón significa que tienes otros pensamientos que entran en conflicto con tu pensamiento bíblico.

Una digresión emocional

Algunos creyentes estarían de acuerdo en que el conocimiento de la cabeza es su pensamiento acerca de la vida, pero agregarían que lo que quieren decir acerca del conocimiento del corazón son sus emociones. Pero eso es más complejo porque los sentimientos provienen de los pensamientos. Si tus emociones están equivocadas, tu forma de pensar es incorrecta porque es el pensamiento acerca de la vida de una persona la que alimenta sus sentimientos.

Por ejemplo, si me das un millón de dólares, me sentiré bien por la forma en que pienso sobre todo ese dinero en efectivo. Si apuntas con un arma a mi cabeza, me sentiré mal (aterrorizado) debido a tus acciones. No puedes separar tus sentimientos de tus pensamientos. Es una continuidad ya que uno causa lo otro.

La fórmula es explícita: Los pensamientos, buenos o malos, conducen a sentimientos, buenos o malos. Si tus emociones (conocimiento del corazón) no son correctas, hay algo malo con tus pensamientos (conocimiento de la cabeza). No puedes tener pensamientos correctos y malas emociones.

Volvamos a tus pensamientos

Bíblicamente hablando, el conocimiento de la cabeza significa que sabes lo que es correcto hacer mientras que el conocimiento del corazón dice que quieres algo más.

Mable está molesta con Biff. Ella sabe (conocimiento de la cabeza) que su enojo es pecaminoso, pero su corazón está en otro lugar; ella quiere que Biff cambie con tal intensidad que ella está enojada por eso.

“Sé (conocimiento de la cabeza) que lo que le estoy diciendo está mal, pero no sé cómo cambiar. Es como si tuviera un conocimiento de la cabeza, pero el conocimiento de mi corazón está diciendo algo más.”

Mable se siente atrapada entre el pensamiento bíblico y el pensamiento no bíblico. Ella sabe lo que dice la Palabra de Dios, pero quiere algo que no puede tener, al menos no en este momento. A pesar de que ella conoce la verdad (conocimiento de la cabeza), ella está pensando de manera no bíblica sobre lo que no está recibiendo en este momento.

La Biblia habla acerca de esta idea de “el pensamiento acerca de la vida” en varios lugares.

Y si a alguno de ustedes le falta sabiduría, que se la pida a Dios, quien da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. Pero que pida con fe, sin dudar. Porque el que duda es semejante a la ola del mar, impulsada por el viento y echada de una parte a otra. No piense, pues, ese hombre, que recibirá cosa alguna del Señor, siendo hombre de doble ánimo (que duda), inestable en todos sus caminos. — Santiago 1:5-8

Santiago habla sobre la persona de “doble ánimo”, que es una descripción precisa de lo que está sucediendo en la cabeza de Mable. Santiago dijo que ese tipo de persona es inestable; ella conoce la verdad pero desea tanto algo bueno que está pecando en respuesta al no obtenerlo.

La solución es que ella “piense” en las cosas bíblicas correctas para que pueda traer todos los pensamientos no bíblicos o sub-bíblicos a la sabiduría de Dios, lo que la estabilizará, y evitará que sea “sacudida por las olas del mar”.

¿De dónde vienen las guerras y los conflictos entre ustedes? ¿No vienen de las pasiones que combaten en sus miembros? Ustedes codician y no tienen, por eso cometen homicidio. Son envidiosos y no pueden obtener, por eso combaten y hacen guerra. No tienen, porque no piden. Piden y no reciben, porque piden con malos propósitos, para gastarlo en sus placeres. — Santiago 4:1-3

Santiago también dijo que nuestros deseos (pensamientos) podrían tentarnos a la frustración (ira) si queremos algo con tal intensidad pero no lo conseguimos (en este momento). En este caso, los pensamientos (deseos) de Mable para algo bueno son tan grandes que la están afectando. No es que su deseo esté mal: ella quiere que su esposo siga a Dios y la ame. Pero ella debe llevar ambos deseos a la obediencia de Cristo, o la arrojarán como una ola, como se refiere Santiago 1: 5-8 a la persona de doble ánimo.

Pues aunque andamos en la carne, no luchamos según la carne. Porque las armas de nuestra contienda no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas; destruyendo especulaciones y todo razonamiento altivo que se levanta contra el conocimiento de Dios, y poniendo todo pensamiento en cautiverio a la obediencia de Cristo, y estando preparados para castigar toda desobediencia cuando la obediencia de ustedes sea completa. — 2 Corintios 10:3-6

Un tercer texto es donde Pablo habló acerca de cautivar nuestros pensamientos. Como puedes ver, cuando vuelves a interpretar la idea del “conocimiento del corazón y la cabeza” en una sola cosa (tu pensamiento acerca  de la vida) y la ves como buenos pensamientos contra malos pensamientos, puedes comenzar a abordar el mal pensamiento. Tu objetivo es llevar tu pensamiento equivocado al lugar donde se alinea con la Palabra de Dios.

Pablo lo dijo de esta manera en los Filipenses 4: 8-9

Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo digno, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo honorable, si hay alguna virtud o algo que merece elogio, en esto mediten (piensen). Lo que también han aprendido y recibido y oído y visto en mí, esto practiquen, y el Dios de paz estará con ustedes.

Llamado a la acción

  1. ¿Qué es algo que falla dentro de esta idea de “conocimiento de la cabeza, conocimiento del corazón”?
  2. ¿Ves cómo ambos tipos de conocimiento son una cosa: son dos diferentes tipos de pensamientos?
  3. Santiago llamó a esto ser de doble ánimo. ¿Cómo necesitas cambiar para que tu mente sea única en un tema en lugar de oscilar entre el pensamiento bueno y el malo?

Por: Rick Thomas © RickThomas.net.

Fuente: “The Problem With Head Knowledge Versus Heart Knowledge”.

Traducido por: Daniel Elias

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.