Reflexión y Recursos Bíblicos basados en la Gracia de Dios

Ayuno

¿Por qué ayunan los Cristianos?

En ningún lugar, en todas sus trece cartas, el apóstol Pablo ordena a los cristianos que ayunen. Tampoco lo hace Pedro, o Juan. O cualquier otro libro en el Nuevo Testamento.

Sin embargo, durante dos mil años, los cristianos han ayunado. Una expresión, entre otras, de cristianos e iglesias saludables y dinámicas ha sido la práctica del ayuno. Por más que parezca ser un arte perdido al día de hoy, el ayuno ha perdurado, durante dos mil años, como un medio de la gracia eterna de Cristo para su iglesia.

¿Por qué, entonces, si a los cristianos, a diferencia de los musulmanes, no se les ordena ayunar, seguimos ayunando? En primer lugar, por la enseñanza de Jesús en los evangelios, particularmente en Mateo, es suficientemente claro. Además de su propio ejemplo (Mateo 4: 2), y aunque no le ordenó a sus seguidores que ayunen directamente, Jesús dio instrucciones para “cuando ayunen”, no “si ayunan” (Mateo 6: 16–17). Más que eso, al hablar sobre lo que sus seguidores harían después de su partida, él dice: “entonces ellos ayunarán” (Mateo 9:15; también Marcos 2:20; Lucas 5:35). Nuevamente, no es una orden, sino una poderosa promesa de los labios de nuestro Salvador que no deberíamos ignorar.

Los primeros cristianos ayunaron

Cuando nuestro doloroso sentimiento de carencia nos tienta a centrarnos en lo que no debemos, el ayuno nos recuerda qué hacer. Clic para tuitear.

Más allá de las propias palabras de Jesús, encontramos un patrón de ayuno a medida que la iglesia primitiva crece y se multiplica en el libro de Hechos. En uno de los momentos más cruciales de la historia, los líderes de Antioquía “adoraban al Señor y ayunaban” para buscar la guía de Dios en un momento clave en su vida de iglesia (Hechos 13: 2–3). Mientras lo hacían, el Espíritu Santo les habló: “Aparten a Bernabé y a Saulo para la obra a la que los he llamado” (Hechos 13: 2). Entonces, “después de ayunar, orar y haber impuesto las manos sobre ellos, los enviaron.” (Hechos 13: 3).

Luego, Hechos 14 nos proporciona un patrón de oración y ayuno “en cada iglesia”. Cuando Pablo y Bernabé volvieron a visitar las ciudades en las que habían hecho nuevos conversos en su primer viaje misionero, ellos “designaron ancianos en cada iglesia” y “habiendo orado con ayunos, los encomendaron al Señor en quien habían creído” (Hechos 14:23).

¿Por qué el pueblo de Dios ayuna?

En general, el Nuevo Testamento puede tener poco que decir sobre el ayuno, pero lo que dice es importante. Y en lo que no dice, se apoya fuertemente en el Antiguo Testamento. Las Escrituras hebreas no tienen la última palabra sobre el ayuno, pero son vitales para prepararnos para escuchar la última palabra de Cristo. Existe más de 25 menciones de ayuno en el Antiguo Testamento, pero podría ser más útil observarlos en tres grupos de pasajes con un aspecto en común.

Perspectiva interna: Para expresar arrepentimiento

El primer tipo de ayuno, el más común y quizás el más fundamental, expresa el arrepentimiento. Piense en ello como “interior”. El pueblo de Dios se da cuenta de su pecado, generalmente no son pequeñas indiscreciones o errores en el discernimiento, sino una rebelión profunda y prolongada, y luego vienen a buscar su perdón.

Por ejemplo, en 1 Samuel 7, el pueblo de Dios toma conciencia de sus idolatrías pasadas y presentes (y de la disciplina de la mano de Dios). Quieren volver al Señor y nuevamente “dirigir su corazón al Señor y servirle solo a él” (1 Samuel 7: 3). Se reúnen, bajo el liderazgo de Samuel, rápido como una demostración de su arrepentimiento, y confiesan: “Hemos pecado contra el Señor” (1 Samuel 7: 6). De manera similar, en 1 Reyes 21, aunque el rey Acab “se vendiera para hacer lo malo ante los ojos del Señor” (1 Reyes 21:25), se “humilló” con ayuno cuando se enfrentó al profeta Elías, y Dios tuvo el placer de retrasar el inminente desastre, incluso para un rey tan malvado (1 Reyes 21:29).

En Nehemías 9, el pueblo de Dios se “congregaron… en ayuno, vestidos de cilicio y con polvo sobre sí” para confesar sus pecados y buscar el perdón de Dios (Nehemías 9: 1-2). En Daniel 9, el profeta se da cuenta de que ha llegado el momento del fin del exilio. Daniel registra: “Volví mi rostro a Dios el Señor para buscarlo en oración y súplicas, en ayuno, cilicio y ceniza” (Daniel 9:3). Él “oró al Señor su Dios y confesó” (Daniel 9:4) por los pecados del pueblo de Dios, con la esperanza de la restauración. Así también, Joel 1:14 y 2:12 exigen ayunos para el arrepentimiento, para regresar a Dios del pecado, como en Nínive, cuando la gente cree el mensaje que Jonás entrega a regañadiente”. Entonces los habitantes de Nínive creyeron en Dios, y proclamaron ayuno y se vistieron de cilicio desde el mayor hasta el menor de ellos” (Jonás 3:5).

Los santos del Antiguo Testamento a menudo expresaban un “profundo” corazón de arrepentimiento a Dios, no solo con palabras, sino con un signo de exclamación de ayuno. Tales ayunos no ganaron su perdón pero demostraron la autenticidad de su arrepentimiento.

Perspectiva externa: Para lamentarse en pruebas difíciles

Pero el ayuno no solo expresa arrepentimiento. En muchas ocasiones, le da voz al duelo, a la aflicción o al lamento de las pruebas difíciles. La costura que une a 1 y 2 Samuel es la muerte de Saúl y el dolor consiguiente de la nación. Primera Samuel termina con un ayuno de siete días de luto por Saúl (1 Samuel 31:13; también 1 Crónicas 10:12). Cuando 2 Samuel comienza, y llegan las noticias a David y sus hombres, ellos “se lamentaron y lloraron y ayunaron hasta el atardecer por Saúl y por su hijo Jonatán, por el pueblo del Señor y por la casa de Israel, porque habían caído a espada.” (2 Samuel 1:12). No fue una expresión de pecado personal, sino de pena por la muerte de su rey.

Cuando llegan las noticias del edicto de Amán en Ester 4, “había entre los Judíos gran duelo y ayuno, llanto y lamento. Muchos se acostaban sobre cilicio y ceniza” (Ester 4:3). Cuando David ora por la traición de sus amigos hacia él, dice que ellos se regocijan por su desgracia, a pesar de que se había “afligido a sí mismo con ayuno” y se lamentaba cuando ellos estaban enfermos (Salmo 35:13–14). En el Salmo 69, David dice que “lloró y humilló su alma con ayuno” (Salmo 69:10), no por su propio pecado, sino porque fue maltratado. De manera similar, Esdras se “quedó horrorizado” (Esdras 9:3–4) y ayunó (Esdras 9:5), no por su propio pecado, sino cuando supo que “el linaje santo se ha mezclado con los pueblos de las tierras” (Esdras 9:2).

El ayuno dio voz al dolor y la tristeza de las repentinas y severas circunstancias “externas” y representó un corazón de fe hacia Dios en medio de grandes tragedias.

Perspectiva futura: Para buscar el favor de Dios

Finalmente, encontramos un tipo de ayuno “esperanzador”, no en respuesta al pecado interno o sin pena, sino más proactivo, en cierto sentido, pidiendo la guía de Dios o el favor futuro. La primera mención explícita de ayuno en la Biblia, viene al sórdido final de los Jueces, tiene este componente de “esperanza”. El pueblo de Dios no solo llora por la guerra civil que se desarrolla entre ellos, sino que también le pide orientación al Señor (como Hechos 13:2), ya sea para salir o no a la batalla contra la tribu de Benjamín (Jueces 20:26). Vemos tal orientación de “esperanza” en 2 Crónicas 20:3: con una gran multitud viniendo contra su pueblo, el rey Josafat buscó al Señor y proclamó un ayuno. Él rogó por dirección de Dios: “No sabemos qué hacer; pero nuestros ojos están vueltos hacia Ti” (2 Crónicas 20:12).

David también buscó el socorro de Dios sobre sus rodillas “débiles por el ayuno” (Salmo 109:24) solicitó la curación de su recién nacido enfermo con un ayuno que mira hacia el futuro (2 Samuel 12:16, 21–23). “¿Quién sabe si el Señor tendrá compasión de mí y el niño viva?” (2 Samuel 12:22).

El ayuno “esperanzador” por el favor de Dios jugó un papel crucial en la preservación y el retorno del pueblo de Dios desde el exilio. Antes de acercarse al rey para buscar su favor, Ester buscó primero el favor de Dios, con un ayuno:

“Ve, reúne a todos los Judíos que se encuentran en Susa y ayunen por mí; no coman ni beban por tres días, ni de noche ni de día. También yo y mis doncellas ayunaremos. Y así iré al rey, lo cual no es conforme a la ley; y si perezco, perezco.” (Ester 4:16).

Dios respondió y, a través de Ester, salvó a su pueblo.

Incluso Darío, rey del exilio de Israel en sus etapas finales, buscó la liberación de Daniel de los leones (en una parte de la historia que a menudo se pasa por alto) con ayuno (Daniel 6:18). Antes de partir de Babilonia, Esdras proclamó un ayuno “para que nos humilláramos delante de nuestro Dios a fin de implorar de Él un viaje feliz para nosotros, para nuestros pequeños y para todas nuestras posesiones.” (Esdras 8:21, 23). También para Nehemías (como en 2 Crónicas 20:3), el ayuno no solo expresó dolor y luto (Nehemías 1:4) sino que también condujo a buscar el favor de Dios: “Te ruego, oh Señor, que tu oído esté atento ahora a la oración de tu siervo y a la oración de tus siervos que se deleitan en reverenciar tu nombre. Haz prosperar hoy a tu siervo, y concédele favor delante de este hombre “(Nehemías 1:11). Él oró, y ayunó. Entonces, con fe, se acercó al rey.

El ayuno a menudo servía como un intensificador “esperanzador” junto con las oraciones por guía, misericordias y el favor especial de Dios.

Común denominador: Hacia Dios

Esto no es todo lo que el Antiguo Testamento tiene que decir sobre el ayuno (por ejemplo, vea las correcciones de Isaías 58:3–6; Jeremías 14:12; y Zacarías 7:5; 8:19), pero las tres categorías generales sostienen que: el ayuno expresa el arrepentimiento (perspectiva interna), las duelo por tragedias (perspectiva externa) o la búsqueda del favor de Dios (perspectiva futura). Y un común denominador que sostiene todos los tipos de ayunos juntos. El ayuno, como la oración, es siempre hacia Dios.

El ayuno fiel, cualquiera sean las condiciones de su origen, está arraigado en la falta y la necesidad humana de Dios. Necesitamos su ayuda, favor, guía, rescate y consuelo en los problemas. Necesitamos su perdón y gracia porque hemos pecado. Necesitamos a Dios. Él, no las circunstancias o actividad humana, es el común denominador del ayuno. El ayuno le expresa a Dios nuestra necesidad dependiente de Él. Tenemos necesidades diarias, y también inusuales. Oramos por el pan de cada día, y en momentos de necesidad especial, buscamos el potenciador de la oración llamado ayuno.

El ayuno cristiano es único

En el ayuno, confesamos que todavía no estamos en casa, y a la vez recordamos que tenemos un hogar. Clic para tuitear

Los cristianos tienen un elemento final y esencial que agregar: la profundidad, la claridad y la seguridad que ahora tenemos en Cristo. Cuando expresamos a Dios nuestras necesidades especiales por Él, ya sea en arrepentimiento, en pena o por su favor, lo hacemos con granito bajo nuestros pies. Cuando nuestro doloroso sentimiento de carencia nos tienta a centrarnos en lo que no debemos, el ayuno nos recuerda qué hacer. Ya Dios ha venido por nosotros. Cristo ha muerto y resucitado. Somos suyos por la fe. Tenemos su Espíritu en nosotros, por y para nosotros. Nuestro futuro es seguro. Tenemos un verdadero hogar.

En el ayuno, confesamos que todavía no estamos en casa, y a la vez recordamos que tenemos un hogar. Así también, clamamos a nuestro Novio y recordamos que tenemos sus promesas de pacto. En el ayuno, admitimos nuestras necesidades y recordamos que Aquel que tiene todos los recursos ha prometido su ayuda en su tiempo perfecto.

“El ayuno cristiano es único entre todos los ayunos en el mundo”, dice John Piper. “Es único en el sentido de que expresa más que anhelo por Cristo o hambre por la presencia de Cristo. Es un hambre que está arraigada en y basada en una realidad ya presente y experimentada de Cristo en la historia y en nuestros corazones”.

En Cristo, el ayuno no es solo una expresión hacia Dios de nuestra necesidad. No es solo una confesión de que no estamos llenos. El ayuno es una declaración, en el centro de nuestra necesidad, de que no estamos vacíos.

Por: David Mathis © Desiring God Foundation.
Fuente: “Why Do Christians Fast?”.
Traducido por: Josué Elias.
Editado por: Daniel Elias.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.