Reflexión y Recursos Bíblicos basados en la Gracia de Dios

flight sky people high

¿Cuándo debería seguir mi corazón?

Una oyente del podcast realmente aguda llamada Rachel nos escribe hoy. Y parece familiarizada con el hedonismo cristiano. “¡Hola, pastor John! El mundo nos dice que sólo podemos ser auténticos si obedecemos nuestros deseos naturales. Eso es obviamente erróneo porque nuestros deseos naturales están inclinados al pecado y a lo que sólo destruirá nuestro gozo al fin y al cabo. Pero como reacción, escucho a mucha gente en la iglesia simplemente ofrecer prohibiciones, varias formas de ‘no confíes en tus deseos’ o ‘no sigas tu corazón’.

Y sin embargo, si entiendo correctamente el hedonismo cristiano, la Biblia llama a todas las personas de todo el mundo a seguir sus corazones hacia el gozo más grande y duradero del universo. Esa parece ser la forma en que define la fe, de hecho: encontrar a Jesús más satisfactorio que cualquier otra cosa. Entonces, sería imposible para nosotros creer genuinamente si actuamos hacia Cristo de una manera contraria a nuestro corazón y nuestros deseos. Entonces, ¿no diría el hedonista cristiano algo como ‘confía en tus deseos’ y ‘confía en tu corazón’, cuando tu corazón y tus deseos están calibrados con Cristo? ¿En qué momento confiamos en nuestro corazón y seguimos nuestros deseos? Las prohibiciones generales me parecen incorrectas”.

Claro, sí, son incorrectas, a menos que sólo sean medios retóricos calculados para llamar tu atención, que a veces lo son. Rachel realmente parece conocer su camino en el hedonismo cristiano; Estoy impresionado.

“Lo que más glorificas es lo que más deseas”. Click To Tweet

Las dos declaraciones fundamentales del hedonismo cristiano son (1) Dios es más glorificado en nosotros cuando estamos más satisfechos en él, y por lo tanto, (2) busquemos todos nuestra mayor y más duradera satisfacción en Dios: el ser más pleno (realmente pleno) y el ser más duradero (para siempre). Y, por supuesto, sabemos de dónde viene eso: “En Tu presencia hay plenitud de gozo; En Tu diestra hay deleites para siempre” (Salmo 16:11).

Lo que mas deseas

Una de las implicaciones de estas dos declaraciones es que la búsqueda perpetua de Dios que no proviene del gozo en Dios no honrará a Dios. Puedes seguir a Dios por todo tipo de razones que no glorifican a Dios. Podrías seguirle por dinero, podrías seguirle por matrimonio, podrías seguirle para tener éxito en el trabajo. Si Dios es sólo un asistente divino que me da lo que realmente deseo a parte de Dios, entonces seguirle le da poca gloria.

Lo que más glorificas es lo que más deseas, no lo que usas para obtener lo que más deseas. No haces que Dios se vea majestuoso al convertirlo en el medio para obtener lo que más deseas. Y Rachel tiene razón en que creo que una parte esencial de la fe salvadora es estar satisfecho con todo lo que Dios es para nosotros en Jesús. Y entonces, creo que tiene razón al decir que no podemos creer genuinamente (y yo agregaría, tampoco podemos adorar genuinamente), si la búsqueda de Dios es siempre contraria a nuestro corazón. Contrario a nuestro corazón, significa que nuestro corazón quiere algo más, y simplemente nos sentimos obligados a buscar a Dios para que no nos suceda algo malo, o como un medio para algo bueno que queremos más que a Dios.

Entonces sí, sí, sí, es fundamental, llamémoslo simplemente, nacer de nuevo, y que desde adentro hacia afuera se nos sean dadas nuevas preferencias, nuevas inclinaciones, nuevos deseos, especialmente un deseo supremo por Dios. Y cuando suceda lo fundamental, entonces podemos decir, quizás sin malentendidos, que debemos seguir nuestros deseos. En otras palabras, cuando somos lo suficientemente nuevos como para que nuestros deseos más fuertes sean para Dios, entonces debemos seguirlos. De lo contrario, no sólo no seremos auténticos, sino que Dios no será glorificado.

Recalibrar con Cristo

Ahora, lo que falta en la mayoría de las declaraciones contemporáneas de seguir nuestros deseos para que seamos auténticos o no los sigamos porque pecaremos, es la seria consideración de que nuestros deseos deben ser renovados profunda e intensamente.

Esto es ofensivo para los no creyentes y da miedo a algunos creyentes que piensan que deberían tener la última palabra cuando se trata de controlar su propio comportamiento. Es ofensivo para los no creyentes porque dice que son seres humanos profundamente imperfectos, y necesitan que Dios cambie sus deseos más fundamentales para que Dios esté en el centro de sus deseos, preferencias y valores. Y a algunos creyentes les da miedo decir que nuestros deseos deben ser renovados profundamente por Dios porque esa renovación no está bajo nuestro control, y algunas personas tienen una teología que dice que tenemos que tener el control, o de lo contrario no somos responsables. Eso no es cierto. Dios sabe cómo renovar y gobernar nuestros corazones sin quitarnos la responsabilidad humana.

“Dios sabe cómo renovar y gobernar nuestros corazones sin quitarnos la responsabilidad humana.” Click To Tweet

Ahora, Rachel estaba llegando a esto cuando dijo que sólo deberíamos seguir nuestros deseos si “nuestro corazón y nuestros deseos están calibrados con Cristo”. Me gusta esa frase. Yo usé la palabra renovación; ella usó la palabra “calibrado con Cristo”. Sin embargo, ese es un enorme “si”, si nuestro corazón y nuestros deseos están calibrados con Cristo. La tarea espiritual más grande de la vida cristiana (y creo que ella lo sabe) es precisamente la recalibración de nuestros deseos caídos, nuestros deseos desordenados, nuestros deseos mal dirigidos, a deseos piadosos, ordenados y correctamente dirigidos.

Aquí es donde se libra la gran batalla en la vida cristiana. Por supuesto, de hecho, se nos enseña a usar el dominio propio para abstenernos de acciones externas que son pecaminosas, pero esa no es la batalla principal de la vida cristiana. La batalla principal es ver nuestros corazones renovados, recalibrados, para que no queramos hacer esos comportamientos externos pecaminosos, y no solo necesitemos fuerza de voluntad para no hacerlos, sino que la raíz se ha cortado y tenemos deseos diferentes. En otras palabras, la meta del cambio, de la santificación, de la vida cristiana, es ser cambiados de tal manera que podamos y debamos seguir nuestros deseos.

Sin arrepentimiento en mil años

Aquí hay otra forma de decirlo: una vida auténtica es una vida de libertad. “Para libertad fue que Cristo nos hizo libres”, dice Pablo en Gálatas 5:1. Pero, ¿qué es la verdadera libertad? Pensemos en esto solo por un minuto. ¿Cuándo eres libre, por ejemplo, para disfrutar del paracaidismo? Ahora, una respuesta correcta es la siguiente: bueno, cuando tienes acceso a un avión y al equipamiento que necesitas. Libertad de acceso, correcto. Aquí hay otra respuesta correcta: debes tener la capacidad para hacerlo. Tienes que tener algo de formación; tienes que saber lo que estás haciendo. Entonces, libertad de habilidad, correcto. Aquí hay otra respuesta correcta: debes tener ganas de saltar en paracaídas. No puedes disfrutar del paracaidismo si no quieres hacerlo. El disfrute significa satisfacer tu deseo; entonces, existe la libertad del deseo.

Ahora, ¿eso es todo? Acceso, capacidad, deseo: ¿es eso lo que constituye la libertad? No, eso no es todo. Hay un aspecto más de la libertad que no se ha mencionado, si vas a disfrutar libremente del paracaidismo. ¿Qué pasa si tienes acceso, habilidad y deseo, y saltas del avión, disfrutando del viento de ciento sesenta kilómetros por hora en tu rostro con tus gafas protectoras, hasta que te das cuenta de que no hay cuerda para abrir el paracaídas y en treinta segundos estarás muerto? Ese primer goce del viento en tu rostro no fue auténtica libertad; fue una ilusión. Había una dimensión perdida en esta libertad. Tuvimos la libertad de la falta de acceso, la libertad de la falta de capacidad, la libertad de la falta de deseo, pero no tuvimos la libertad de arrepentimiento.

Así que, mi definición de verdadera libertad, para disfrutar de algo, es que necesitamos acceso, capacidad y deseo, y la certeza de que no nos arrepentiremos de esto en mil años. Todo lo cual es para decir que, podemos perseguir nuestros deseos y podemos confiar en nuestro corazón, cuando nuestro corazón y nuestros deseos estén tan renovados, tan calibrados con Cristo, que no tengamos pasiones por el camino que lleva al arrepentimiento.

Por: John Piper © Desiring God Foundation.
Fuente: “When Should I Follow My Heart?
Traducido por: Daniel Elias

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: