Reflexión y Recursos Bíblicos basados en la Gracia de Dios

edificios

Cómo contarlo todo como pérdida

¿Qué significa contar todo como pérdida por la causa de Cristo? ¿Qué significa renunciar a todo lo que tenemos por la causa de Cristo?

Pablo dijo que hacía esto. “Yo estimo como pérdida todas las cosas en vista del incomparable valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor” (Filipenses 3:8). Y unos versículos después dijo: “Hermanos, sean imitadores míos” (3:17).

Así que esto está ordenado para todos los creyentes.

Esto es cristianismo básico

Esto es lo que significa ser cristiano. Esto no es discipulado avanzado; es cristianismo básico. Esto se confirma en las palabras de Jesús: “Así pues, cualquiera de ustedes que no renuncie a todas sus posesiones, no puede ser Mi discípulo” (Lucas 14:33). Renunciar a todo lo que tenemos es lo mismo que “contar todo como pérdida”. Esto es lo que sucede en la conversión. No puedes ser un discípulo sin esto. Jesús dijo esto.

Él describe esta conversión en una parábola: “El reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en el campo, que al encontrarlo un hombre, lo vuelve a esconder, y de alegría por ello, va, vende todo lo que tiene y compra aquel campo” (Mateo 13:44). Vender todo lo que tienes con alegría, para tener el tesoro del reino, es una manera parabólica de decir: cuenta todo como pérdida para ganar a Cristo.

Entonces, convertirse en cristiano es despertar de la ceguera de la muerte espiritual y encontrar a Jesús tan suficiente y satisfactorio que 1) consideramos todo como pérdida, 2) renunciamos a todas nuestras posesiones, y, en el lenguaje de la parábola, 3) vendemos todo lo que tenemos para poseer el tesoro de Cristo.

Cómo contar todo como pérdida

En términos prácticos cotidianos, ¿qué significa hacer esto? Significa al menos estas cuatro cosas:

1. Renunciar a todo (contar todo como pérdida) significa que, si debemos elegir entre Cristo y cualquier otra cosa, elegiremos a Cristo.

Es decir, aunque Dios no nos ponga en esta crisis de ninguna de las dos cosas, o en todo sentido, sin embargo, estamos listos, y hemos resuelto en nuestros corazones que, si la elección debe hacerse, elegiremos a Cristo.

2. Renunciar a todo (contar todo como pérdida) significa que trataremos con todo de manera que nos acerque más a Cristo, para que ganemos más de Cristo y disfrutemos más de Él, por la forma en que nos relacionamos con todo.

Es decir, abrazaremos todo lo agradable, agradeciendo a Cristo; y soportaremos todo lo que sea hiriente, siendo pacientes a través de Cristo.

3. Renunciar a todo (contar todo como pérdida) significa que buscaremos tratar las cosas de este mundo de manera que demuestren que no son nuestro tesoro, sino que Cristo es nuestro tesoro.

Es decir, mantendremos las cosas libremente, compartiremos las cosas generosamente y le atribuiremos valor a las cosas en relación con Cristo. Buscaremos vivir la paradoja de 1 Corintios 7: 30-31, “los que compran, como si no tuvieran nada; los que aprovechan el mundo, como si no lo aprovecharan plenamente”.

4. Renunciar a todo (contar todo como pérdida) significa que si perdemos todas o algunas de las cosas que este mundo puede ofrecer, no perderemos nuestra alegría, ni nuestro tesoro, ni nuestra vida, porque Cristo es nuestra alegría, nuestro tesoro y nuestra vida.

Es decir, en pérdidas más pequeñas no nos quejaremos (Filipenses 2:14), y en mayores pérdidas nos lamentaremos, pero no como aquellos que no tienen esperanza (1 Tesalonicenses 4:13).

Una resolución establecida, alegre y definitiva

Esto es lo que creo que significa encontrar a Jesús tan suficiente y satisfactorio que 1) consideramos todo como pérdida (Filipenses 3:8), 2) renunciamos a todas nuestras posesiones (Lucas 14:33), y, 3) “Vendemos” todo lo que tenemos para poseer el tesoro de Cristo (Mateo 13:44).

Ninguno de nosotros ama a Cristo a la perfección, o vive de manera tan constante. Pero ser un seguidor de Jesús, ser un verdadero cristiano, significa que estas cuatro formas de tratar con “todo” serán la resolución establecida, alegre y definitiva de nuestras vidas.

Esto es lo que queremos decir cuando decimos con Pablo: “Yo estimo como pérdida todas las cosas en vista del incomparable valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor”.

Por: John Piper © Desiring God Foundation.
Fuente: “How to Count It All as Loss”.
Traducido por: Daniel Elias.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.