Reflexión y Recursos Bíblicos basados en la Gracia de Dios

Aquella Semana - día 24

Aquella Semana – día 24

Su muerte es la base invencible de mi esperanza imbatible hoy.

Romanos 8:34. «¿Quién es el que condena?, Cristo Jesús es el que murió, sí, más aún, el que resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros».

Ese verso empieza con una interrogante bastante fuerte, bastante incómoda: ¿quién es el que condena?

En lo personal, yo puedo pensar en muchas personas que me podrían condenar. Todo mi salón de primaria, todo mi salón de secundaria, mi maestro de escuela dominical, mis padres, mis hermanas, mi propia conciencia, Satanás mismo, me pueden decir: «David ha quebrantado la ley del Dios vivo, no lo ha honrado, no lo ha obedecido, y por lo tanto, le corresponde la maldición, la condenación».

Pero ahí no termina la historia, porque existe Cristo Jesús, el que murió, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios.

El que también resucitó, está vivo, ¿y dónde está? Está a la diestra de Dios.

El que murió, el que resucitó, está a la diestra de Dios. Murió hace 2.000 años, resucitó ese domingo hace 2.000 años, pero ¿dónde está ahora? Está a la diestra de Dios. ¿Y qué hace ahí? «El que también intercede por nosotros»; ¿quiénes somos nosotros?

Nosotros los que hemos puesto nuestra confianza en Cristo, nosotros su pueblo, su rebaño, nosotros a quienes ha llamado.

Y a nosotros, ¿habrá alguien que nos pueda condenar? ¡No! ¿Por qué? Porque mis pecados merecen castigo, es cierto. Pero el castigo cayó sobre Jesús, la cuenta está pagada en Jesús, y él intercede por mí sobre la base de su muerte en la cruz. “¡Ahí pagué, ahí pagué!” No hay condenación, y por lo tanto no habrá separación de su amor.

Hebreos 7:25: «Por lo cual él [Cristo] también es poderoso para salvar para siempre a los que por medio de él se acercan a Dios, puesto que vive perpetuamente para interceder por ellos».

Quiero ser práctico con ustedes hoy.

¿Te has acercado a Dios por medio de Jesús?

¿Vives confiando en TU obediencia? ¿O en SUS intercesiones? ¿Y vives buscando hacer buenas obras dependiendo de TUS fuerzas? ¿O esperando en las fuerzas que vendrán por SUS intercesiones?

 

Por: David Bhadreshwar.

Hay un comentario publicado

  1. Rafael Urbina dice:

    Un mensaje poderoso reflejo del inmenso amor de Dios, que esta allí para todo aquel que decide acercarse, y creer en Jesús y vivir las promesas de Dios.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.