Reflexión y Recursos Bíblicos basados en la Gracia de Dios

181. «Estaré con él en medio de la angustia» – Salmo 91: 15

El pecado es el padre de la angustia; todo dolor se originó por alejarse de Dios. Generalmente la angustia es causada por la transgresión, o enviada como prevención de un mayor mal; puede ser causada por el bien, ya que los santos a veces son perseguidos por causa de su justicia. Tiene la intención de corregirnos, mejorarnos y acercarnos a Dios. Cualquiera que sea nuestra angustia, si somos del Señor, él está con nosotros; y está con nosotros con los propósitos más misericordiosos. Él establece el tiempo de nuestra angustia; y no puede prolongarse más allá de lo que considere necesario. Él regula el calor del horno; no permitirá que seamos probados más allá de lo que podemos soportar. Él santifica nuestra angustia, y hace que obre para nuestro bien. Nos libera de la angustia cuando los propósitos de su amor se ven cumplidos.

En toda angustia, recuerda: Dios está ahora especialmente presente. Está contigo para escuchar tu oración, aumentar tu fuerza, guiar tu camino, y hacerte vencedor. Su gracia es suficiente; su presencia es segura; tu salvación, en su tiempo y a su manera, es cierta. Por tanto, «¡Espera en el Señor! ¡Infunde a tu corazón ánimo y aliento! ¡Sí, espera en el Señor!».

Quien haya puesto a Dios como refugio,
encontrará la morada más segura;
caminará todo el día bajo su sombra,
y allí por la noche reposará su cabeza.

Por: James Smith
Traducido por: Proyecto Nehemias

Deja un comentario

%d