Reflexión y Recursos Bíblicos basados en la Gracia de Dios

15. «Yo te ayudo» – Isaías 41:13

Adonde nos lleve el Señor, él nos sostendrá; no serán demasiado pesadas las dificultades del camino o las debilidades que podamos sentir. Su mano está extendida hacia nosotros para que la fe se aferre y avance, con confianza en su ayuda. Su brazo poderoso es la protección de su pueblo en el peligro, y la fuerza de su pueblo en la debilidad. Él es una ayuda muy presente en la dificultad, un Dios que está cerca.

¿Estás débil o en dificultad? Recurre a su Palabra; es clara, segura y cierta. Él no puede mentir. No nos engañará. Su fortaleza es perfeccionada y glorificada en nuestra debilidad. No temas; hay brazos eternos que te cuidan. Él te fortalecerá con fuerza en tu alma. Él puede ayudar, porque es todopoderoso. Él te ayudará, porque te ha dado su Palabra. Confía en el Señor en todo tiempo; sí, confíen siempre en el Señor, porque él es la roca eterna. Esa fortaleza se te ha prometido, y será usada en beneficio tuyo en respuesta a la oración. ¿Entonces por qué tienes tanto miedo? ¿Por qué estás desanimado? Él dice: «Yo te ayudo». «Si él habla, ciertamente actúa; si él dice algo, lo lleva a cabo».

No temas; yo estoy contigo; ¡no desmayes!
¡Yo, yo soy tu Dios, y aun hoy te auxiliaré!
Te fortaleceré, te ayudaré, y te haré ponerte de pie,
te sostendré con mi mano justa y todopoderosa.

Por: James Smith
Traducido por: Proyecto Nehemias

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: