Reflexión y Recursos Bíblicos basados en la Gracia de Dios

Mi amiga se declara homosexual, ¿qué le digo?

La pregunta de hoy la hace una oyente del programa de nombre Kathy. «Hola, Pastor John. Le escribo porque mi mejor amiga acaba de contarme que ha estado luchando con deseos homosexuales durante años y ahora va a ceder a ellos. Hace poco me dijo: “Voy a salir con una chica. Solo lo haré. Se siente más correcto, y solo tengo que intentarlo. He luchado con esto por años. Yo no lo pedí, y ya no soy culpable ni siento vergüenza. He orado una y otra vez y he estudiado, y realmente no siento la condenación de Dios. Solo la siento de parte de la gente. Me siento bien al respecto, libre, no me siento culpable y ya no tengo temor”.

Esas fueron sus palabras. Mi amiga claramente profesa la fe y ha llegado a la conclusión de que está bien llevar este estilo de vida. Pero su fuerte postura defensiva me hace dudar sobre cómo expresar mi desacuerdo de la mejor manera».

Palabras de verdad

Kathy, mi sugerencia es que vuelvas y revises lo que sabes, porque verlo en blanco y negro en la Palabra de Dios nos fortalece y nos da una orientación sobre qué hacer.

Tengo en mente Romanos 1:26: «Dios los entregó a pasiones vergonzosas. En efecto, las mujeres cambiaron las relaciones naturales por las que van contra la naturaleza». Esa es la afirmación más importante en este momento para ti y para tu amiga.

Esto es muy aterrador porque ella es tu mejor amiga, como has dicho. Por lo que dices, me parece que Dios está haciendo esto precisamente en su vida. Él la está entregando a las pasiones, y es una situación aterradora que debería hacerla temblar, y a ti por ella.

Observa dos niveles de actividad en este verso.

Dios los entregó

Un nivel es que Dios la está entregando a pasiones vergonzosas: «Dios [las] entregó a pasiones vergonzosas». Hay tres implicaciones aquí para tu amiga.

1. Bloqueo de Dios

Primero, Dios normalmente restringe el pecado para millones de personas. Él restringe el pecado, pero a veces, en un justo juicio, deja de restringirlo. Esto se denomina entregarlos o abandonarlos a sus deseos. Él simplemente ha soltado las pasiones de tu amiga por el pecado. Y la ha dejado ir.

2. Esclavitud de la pasión

Segundo, en lugar de que Dios sea la principal fuerza restrictiva, ahora las pasiones toman el control total. Esto lo escucho una y otra vez en la manera en que describes el estado de su corazón. Esto es lo que dijiste que ella dijo: «Voy a salir con una chica. Solo lo haré. Se siente más correcto, y solo tengo que intentarlo. Yo no lo pedí, y ya no soy culpable ni siento vergüenza. Realmente no me siento condenada por Dios; solo por la gente. Me siento muy bien al respecto».

Ese es el lenguaje de una persona que ha estado cediendo a los sentimientos, o lo que Pablo llama las pasiones: pasiones vergonzosas. Estas son el nuevo dios de ella. En otro tiempo el poder de los sentimientos y las pasiones tuvieron un gobernante en la gracia restrictiva de Dios; ahora esas pasiones son como un tsunami. Están derribando cada torre de verdad, cada señal de advertencia, cada barrera a la destrucción.

Al parecer ahora ella es esclava de sus sentimientos, sus pasiones. No hay un amo de esclavos en el mundo que se sienta más liberador que este. Pero es muy cruel.

3. Los amigos se vuelven enemigos

Esta es la tercera implicación de esta observación nivel uno en Romanos 1:26. Este nuevo dios que ella tiene se llama pasiones. Pablo dice que es vergonzoso. Ella es esclava de pasiones vergonzosas. Estas pasiones no solo conducen a sustitutos totalmente antinaturales y patéticos de la forma en que Dios creó a la mujer, sino que convierten a los amigos en enemigos.

Ella dice que solo siente la condenación de la gente. Los sentimientos no son Dios. No importa si los amigos realmente la están condenando. Lo único que importa es lo que ella siente. Esa es la forma en que este dios esclaviza a sus víctimas.

La realidad ya no importa. Sentirse condenada es lo único que importa. Si tú la amas no le importa si se siente condenada por lo que dices. Los sentimientos son dios.

La autojustificación está en el centro mismo de estas pasiones vergonzosas. Son moralmente superiores. Para ella se sienten moralmente superiores a todas las personas a su alrededor que ahora la censuran. Son pasiones vergonzosas en el sentido de que toman a los amigos que dicen la verdad con amor, y los convierten en enemigos.

Actuando según las pasiones

Ahora bien, dije que en este verso hay dos niveles. Ese era uno de ellos: «Dios los entregó a pasiones vergonzosas».

Este es el otro nivel: «En efecto, las mujeres cambiaron las relaciones naturales por las que van contra la naturaleza». Primero vienen las pasiones vergonzosas —la esclavitud del dios de los sentimientos—, luego llega la acción. Primero está el salir, luego tocarse, luego los besos, y luego quién sabe qué intentos patéticos y sumamente desesperanzados de hacer que lo no natural se sienta natural.

El cruel dios del sentimiento dejará que tenga éxito por un momento. Pero el final de Romanos 1:27 tarde o temprano estallará en miseria. Dice: «Hombres con hombres cometieron actos indecentes» —en este caso, ella y su pareja— «y en sí mismos recibieron el castigo que merecía su perversión».

Ahora ella puede decir, si le dices esa cita, que siente que tú la condenas. Solo observa que ese sentimiento es esclavitud de su nuevo dios. Y tú necesitas hablar.

Solo Dios sabe cuál será en el corto plazo ese castigo. Todo lo que hay en Romanos 1 es lo que harías bien en recordar.

Confrontar con amor

Kathy, me parece que quizá lo mejor que puedes hacer es de alguna forma atraer la atención de tu amiga hacia el potente rol que esos sentimientos desempeñan ahora en su vida. Ellos están totalmente desproporcionados respecto a la verdad y la autoridad de la Escritura.

«Voy a salir con una chica. Solo lo haré. Se siente más correcto, y solo tengo que intentarlo. No me siento culpable ni siento vergüenza. Realmente no me siento condenada por Dios; solo por la gente. Me siento muy bien al respecto». Fíjate: sentir, sentir, sentir, sentir.

Si realmente queda un vestigio de sumisión al señorío de Jesús en ella, quizá verá que este es un lenguaje codificado para el dios del ego. Quizá no sea tarde para hacer sonar una alarma. No tengas miedo de que ella te condene por ser censuradora. Tal vez sea el precio que tengas que pagar por amarla de verdad.

Por: John Piper

Fuente:My friend claims she is gay, what do I say?

Traducido por: Proyecto Nehemias

Publicado por: Mariafernanda Artadi

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.