Reflexión y Recursos Bíblicos basados en la Gracia de Dios

reforma

Por qué la reforma sigue siendo relevante después de 500 años

Bienvenidos de nuevo al podcast “Ask Pastor John”. Tenemos una gran semana por delante con tres episodios relacionados con la Reforma, empezando con esta pregunta de un oyente que se llama David. “Hola, Pastor John! El ‘gran’ aniversario de la Reforma viene al fin de este mes, y por eso esta pregunta es urgente para mí. ¿Cuál de las cinco solas es el corazón de la Reforma? ¿Cuál es la más importante? ¿Sola Scriptura (sola Escritura), sola fide (sola fe), sola gratia (sola gracia), solus Christus (solo Cristo), o soli Deo gloria (solo a Dios la gloria)?

No puedo contestar a esta pregunta más de lo que podría contestar, ¿Qué ala de un avión es la más importante? O, ¿Qué es más importante, las alas o los motores del avión? Si se pierde una ala, el avión se estrella. Si se pierde una de las solas, se cae la salvación.

“El hecho de que tenemos vida en Cristo, y que Dios es cien por ciento por nosotros para siempre, es sólo por la gracia de Dios.” Clic para tuitear

Esto es, yo creo, el por qué la Reforma era y sigue siendo un tema tan importante. No es como si una persona pudiera elegir selectivamente unas partes del plan de Dios para salvar a los pecadores mientras descuida o distorsiona las otras, y todavía espera ver a los pecadores salvados. Yo creo que la cosa más útil para hacer sería explicar por qué estas solas son necesarias, qué son, y por qué están tan conectadas de tal manera que si una se va, las otras no pueden salvar.

El problema

La razón por la que son tan necesarias es el tema de la salvación. Todos los seres humanos son pecadores (Romanos 3:23). Eso significa dos cosas sobre cada uno de nosotros que no podemos solucionar por nuestra propia iniciativa.

Primero, estamos muertos espiritualmente en nuestros delitos y pecados (Efesios 2:1-3). Tenemos que tener vida espiritual, y no podemos hacer que esto ocurra. Estamos muertos. Tenemos que nacer de nuevo.

Segundo, estamos bajos de la ira de Dios (Juan 3:36). Dios es justo y odia el pecado, y en su justicia, su objetivo es tratar con justicia a los pecadores y castigarnos. Entonces primero, necesitamos vida, que no podemos crearla, y segundo, necesitamos que la ira de Dios se aleje de nosotros. Necesitamos que Él sea cien por ciento por nosotros y no contra nosotros, y en nuestra culpabilidad, no podemos hacer que esto suceda.

Ese es el doble problema que Dios mismo ha resuelto por medio del evangelio. La Reforma estaba reivindicando cómo Dios resuelve estos dos problemas. Las cinco solas explican cómo llegamos a ser salvos. La respuesta de la Reforma Protestante es ésta: que el hecho de que tenemos vida en Cristo, y que Dios es cien por ciento por nosotros para siempre, es sólo por la gracia de Dios; sobre la base de sólo Cristo; recibido por medio de la sola fe; para que todas las cosas conduzcan finalmente sólo a la gloria de Dios; con la sola Escritura como la única autoridad final y decisiva para discernir, enseñar, y defender estas verdades. Esa es la manera en que las solas funcionan juntas.

La solución

La palabra gracia implica un regalo gratis, no ganado ni merecido, que significa que nuestro nuevo nacimiento, la vida que ahora tenemos, fue la obra de Dios como un regalo gratis. No hicimos nada para que sucediera. Estábamos muertos. Nuestra nueva vida, nuestros deseos, nuestra habilidad de creer y amar, es todo por gracia, que es exactamente lo que Pablo dice en Efesios 2:5, que Dios nos dio vida por gracia. Ustedes han sido salvados.

“Todas las solas permanecen o caen juntas.” Clic para tuitear

Lo mismo sucede con la remoción de la misma ira de Dios. Él dice en Romanos 3:24, “[Todos] son justificados gratuitamente por Su gracia por medio de la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios exhibió públicamente como propiciación” (Romanos 3:24-25). Eso ocurre por una remoción de la ira por su sangre, entonces Dios mismo, sin necesidad de alguna de nuestras acciones, canceló completamente nuestra deuda en la cruz.

Él compró esa liberación para nosotros. Él propició su propia ira por su gracia como un regalo. Nosotros no agregamos nada a esa transacción en la cruz. Fue sola gracia. No gracia más algo de nuestro mérito, o algún mérito de los santos, o algún mérito de María. Fue Cristo y la sola gracia.

Así que esto es clave. Lo que yo no podría hacer (no podría contribuir absolutamente nada), Dios lo hizo, pagando por mis pecados, propiciando su ira en la cruz, y resucitándome de los muertos. Todo por la sola gracia, que significa que este regalo gratis no puede ser aumentado por mi mérito o esfuerzo, o por el mérito o esfuerzo de cualquier otra persona.

Permanecer o caer juntos

Ahora, he aquí por qué todas las solas permanecen o caen juntas. Es increíble cómo la Biblia nos da respuestas explícitas a esto, entonces déjenme explicar rápidamente.

Primero, sola gracia y solo Cristo. Gálatas 2:21 dice, “No hago nula la gracia de Dios, porque si la justicia viene por medio de la Ley, entonces Cristo murió en vano.” Por lo tanto, como Gálatas 5:2 dice, “Si se dejan circuncidar, Cristo de nada les aprovechará.” En otras palabras, sólo Cristo es el fundamento de que Dios es cien por ciento por nosotros, no Cristo más la circuncisión, ni ninguna otra acción o mérito humano. Si tú agregas otra cosa a Cristo como la base de que Dios es cien por ciento por ti, Pablo dice que la gracia es invalidada. Entonces en la mente de Pablo, sólo Cristo y la sola gracia permanecen y caen juntos.

“La palabra ‘gracia’ implica un regalo gratis, no ganado ni merecido.” Clic para tuitear

En segundo lugar, sola gracia y sola fe. Romanos 4:14 declara: “Si los que son de la Ley son herederos, vana resulta la fe”, es decir, invalidada, justo como lo fue la gracia, “y anulada la promesa.” Aquí está la clave:  “Es por fe, para que esté de acuerdo con la gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda la posteridad” (Romanos 4:16). En otras palabras, si las bendiciones de Dios de la vida nueva y la remoción de la ira son regalos gratis de Dios, la única manera en que un humano puede disfrutarlos es por recibir el regalo, no hacer algo. Fe, no por guardar la ley, es la clave. Si tú agregas a la fe como un medio de recibir el nuevo nacimiento y la justificación, anulas la gracia. Pablo dice en Romanos 4:16 que la sola fe y la sola gracia permanecen o caen juntas.

En tercer lugar, la sola gracia y sólo a Dios la gloria. Efesios 1:5-6 dice que el diseño entero de la salvación por gracia, desde antes del principio del mundo, fue que la “gloria de gracia” sería alabada: “Nos predestinó para adopción como hijos para sí mediante Jesucristo, conforme a la buena intención de Su voluntad, para alabanza de la gloria de Su gracia.” En otras palabras, si añadir algo a Cristo como la base de que Dios es cien por ciento por nosotros anula la gracia, y si añadir algo a la fe como la manera de disfrutar el regalo del hecho de que Dios es cien por ciento por nosotros anula la gracia, entonces el gran propósito de todo esto, la alabanza de la gloria de Su gracia, será anulada también.

La razón por qué Dios da vida y justifica de esta manera, por sola gracia en la base de sólo Cristo, por medio de la sola fe, es porque su propósito es que la gloria final y última sea sólo para Él. Eso es lo que Pablo dice en Romanos 11:36: “Porque de Él, por Él y para Él son todas las cosas. A Él sea la gloria para siempre. Amen.” Y todo esto solo puede ser sabido y creído y disfrutado y enseñado, con autoridad final y decisiva, de la sola Escritura.

Así que aquí está mi conclusión. Por lo tanto, por la causa del evangelio de la vida nueva y la justificación, por la sola gracia de Dios, en la base de sólo Cristo, recibido por la sola fe, para que todas las cosas conduzcan a la sola gloria de Dios, nos mantenemos firmes con confianza y gozo en la autoridad final y decisiva de la sola Escritura. Todas las solas permanecen o caen juntas.

Por: John Piper © Desiring God Foundation.

Fuente: “Why the Reformation Remains Relevant After 500 Years”.

Traducido por: Anna Grummitt y Daniel Elias.

Deja un comentario